Ayudas Psicologicas

ME
PRESENTO

ÉTICA
PROFESIONAL

ARTÍCULOS PSICOLOGÍA

VIDEOS AYUDAS
PSICOLÓGICAS

BLOG de pareja:
"Seamos 2"

NEWSLETTER
Regístrate YA!

TU OPINIÓN
NOS INTERESA

Vota qué tema te interesa más: Publicaremos un artículo del más votado.
MEJORAR NUESTRA MEMORIA
AFONTRAR LA CRISIS ACTUAL
CELOS SANOS O INSANOS

Articulos de PERSONAS CON DISCAPACITADAS

Artículo publicado en PERSONAS CON DISCAPACITADAS

El concepto de discapacidad es un prejuicio

Publicado el 24/03/2010

Detrás de una palabra, de un concepto, hay una imagen.La imagen que asociamos cuando oimos "discapacidad" no es del todo acertada en el 90% de las ocasiones, ya que la sociedad, incorpora muchos prejuicios erroneos, que son asimilados, por todos nosotros sin un sentido crítico.

Imagen de la web de Ikea

Sería bueno, antes de empezar, presentarme ante aquella persona que me esté leyendo, pues tal vez así ésta comprenderá con más facilidad el tema elegido. Me presento, entonces, y lo hago como una persona con discapacidad, mejor dicho, una mujer con discapacidad. Seguramente, en estos momentos, aquella persona que esté leyendo estas líneas estará tratando de representar en su mente cómo soy: a ver… es una mujer y tiene una discapacidad.

Al intentar imaginarme, lo primero que quizás les esté viniendo a la cabeza sea una silla de ruedas, de las de toda la vida, con ruedas grandes y empujada por algún alma caritativa, ¿me equivoqué? Sigamos, nos falta la mujer que va en esa silla de ruedas ¿Cómo nos la imaginamos? Tal vez enclenque, gordita, con el pelo cortito algo descuidado, al igual que toda ella, solitaria y en actitud de necesitar nuestra valiosa ayuda en cualquier momento.

Lo más probable es que no me haya equivocado mucho, a no ser que la persona que me esté leyendo me conozca. Esta asociación de ideas, a mi parecer, tiene una fácil explicación. Vivimos atrapados en una sociedad de capitalismo imperante, que nos sumerge de tal manera en él que consigue alienarnos por completo de la realidad sin ni siquiera pararnos a pensar si realmente son nuestras propias ideas las que ponemos en práctica.

Desde que nos levantamos estamos recibiendo, sin percatarnos lo más mínimo, pero también a veces sin querernos dar cuenta, todo tipo de mensajes subliminales (a través de los medios de comunicación sobre todo) dictándonos cómo debemos actuar, cómo pensar y consecuentemente cómo ser; podría decirse que, a veces, llegamos a convertirnos en autómatas que actuamos siguiendo lo que nos han dicho que está bien, y no por lo que nosotros creemos que es correcto. Hemos creado, sin darnos cuenta, unos símbolos y estereotipos que nos gobiernan y que hacen que representemos el mundo en nuestra mente de una determinada manera, llegando incluso a interiorizar esta construcción como natural.

Para ilustrar esto que estoy diciendo, creo que nada mejor que un ejemplo: los colores. Si vemos un semáforo o una señal roja casi instintivamente paramos, pues creemos que nos está prohibiendo algo. En cambio, el color verde nos incita a pasar. Pero ¿qué pasaría si de repente nos cambiaran el significado de los colores y el rojo pasase a significar lo que el verde, y al revés? Posiblemente nos costaría asimilarlo, pero finalmente comprenderíamos que es del todo posible. La misma asociación de ideas infundadas hacemos cuando nos intentamos representar mentalmente a una persona con discapacidad. El símbolo que representa a una persona con discapacidad es mayormente el de un individuo (que representa a un hombre) sentado en una silla de ruedas y, en menor grado, un hombre con un bastón (símbolo de la ONCE).Estos símbolos, con algunas variaciones, son prácticamente internacionales. Son imágenes que vemos en señales de tráfico, en anuncios… y por tanto, sin darnos cuenta, las tenemos como naturales, mientras nos invade un sentimiento de compasión hacia esa pobre persona que lleva el bastón o que va en silla de ruedas.

Tal y como acabo de comentar, la sociedad hace que cuando se nos habla de una persona con discapacidad, hagamos rápidamente una asociación de ideas (estereotipos) y pensemos en una silla de ruedas, una pobre persona sentada en una silla de ruedas. Esta idea de la silla de ruedas, sin embargo, no es del todo acertada, ya que hay mucha gente con algún tipo de discapacidad que no usa, ni usará, una silla de ruedas para desplazarse, ni un bastón, por ejemplo yo misma. Del mismo modo, la idea de “pobre” (en ambos sentidos, pobre de pobreza y pobre de lástima) tampoco es acertada. Entonces ¿Cómo nos representamos a una persona con discapacidad? ¿Qué es una persona con discapacidad? ¿Cómo interactuamos en la sociedad? Estas y otras tantas cuestiones intentaremos aclarar en los próximos artículos, que espero sean de vuestro agrado.

Marta Senent. Experta en Género y discapacidad. Equipo AyudasPsicologicas

También te pueden interesar artículos de otras categorías:

  • Articulos de Adolescencia

    Adolescencia

  • Articulos de Edad Adulta

    Edad Adulta

  • Articulos de Infancia

    Infancia

  • Articulos de Infertilidad

    Infertilidad

  • Articulos de Mundo laboral

    Mundo laboral

  • Articulos de Pareja y Sexualidad

    Pareja y Sexualidad

  • Articulos de Personas Discapacitadas

    Personas Discapacitadas

  • Articulos de Tercera Edad

    Tercera Edad